sábado, 25 de mayo de 2013

Citroën: Innovando la Industria Automotriz


André Citroën (1878-1935), fue un ingeniero e industrial francés, fundador de la hoy conocida fábrica Citroën. Nació en París y estudió en la Escuela Politécnica. Empezó su carrera fundando una fábrica de producción de engranajes helicoidales. En 1908 racionalizó el funcionamiento de la sociedad de automóviles Mors, cuya producción pasó de los 125 vehículos anuales a los 1.200. Este éxito le dio la idea de fabricar
sus propios automóviles.
En 1915 abrió sus puertas la primera fábrica Citroën en el parisiense Quai de Javel, y el trabajo artesano fue sustituido progresivamente por la producción en serie. André Citroën construyó varias fábricas de este tipo en Francia y el extranjero.
En Junio de 1919 aparece el primer modelo de Citroën, el Tipo-A. Se trata del primer vehículo construido en serie en Europa, económico y popular. Es además el primer vehículo francés con volante a la izquierda. Su producción se mantuvo hasta diciembre de 1921 con un total de 24.093 unidades producidas.
En 1920, gana el premio de consumo de combustible en Le Mans y en 1923 realiza con éxito la primera Travesía al Sahara, conectando Argel con Tombuctú en autocadenas.
En 1927 se vendian 400 unidades diarias del modelo B-14, y en 1929 se había convertido en la más poderosa de Europa, con 450.000 autómoviles en circulación y 750.000 m2 de talleres donde trabajaban 25.000 obreros con 12.260 máquinas.
A comienzos de 1933 sus colaboradores le presentan un proyecto revolucionario. Se trata de un coche con tracción delantera, suspensiones independientes, frenos hidráulicos asistidos por servofreno, estructura monocasco y motor con válvulas en cabeza; incluía una transmisión automática era el Traction Avant, el cual es presentado al público en abril de 1934. Sin embargo este nuevo proyecto debido a que no fue evaluado correctamente y al advenimiento de la crisis económica en Francia como consecuencia de la Depresión llevo a la firma hacia una severa crisis financiera, como consecuencia de ello la venta se fue en picada y los acreedores lograron al final que Automóviles Citroën fuera declarada insolvente, como consecuencia de ello sería dirigida por André Citroën y su mayor acreedor: la compañía de neumáticos Michelin, quienes pasarían a tener la mayoría accionaria de la Compañia.
Estos hechos deprimieron a André Citroen y tras una larga y penosa enfermedad, muere en una clínica de París. Era la madrugada del 4 de julio de 1935.
A continuación les dejo una colección de autitos Citroen de fácil factura, como para iniciar a nuestrso hijos en la construcción de las maquetas en papel o pasar un buen relato de relajamiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario